Adoptar un niño

¿Te has planteado alguna vez la adopción?

Si alguna vez te has planteado adoptar un niño, seguramente hayas tenido bastantes dudas. Cuando uno se plantea el camino de la adopción, todos los trámites legales parecen una neblina.

A continuación, en este artículo, intentaremos dar las claves para entender este proceso de adopción.

¿Qué pasos he de seguir para adoptar un niño?

Actualmente, es más común que las personas pospongan el hecho de tener hijos debido a sus estudios, etc.

Por ello, cuando  se toma la iniciativa, pueden encontrarse con determinados problemas. Entonces, se recurre a la adopción para poder realizarlo.

Adoptar un niño

En cambio, otras muchas personas, simplemente deciden que quieren adoptar un niño porque es lo que realmente sienten.

No podemos olvidar que tenemos a abogado divorcios a nuestra disposición para que nos asesoren y orienten en este proceso.

¿Qué dudas surgen en este momento?

Las dudas que surgen en ese momento son muchas y muy variadas. Antes de comenzar cualquier trámite, hemos de valorar si somos aptos para la adopción. Es decir, si cumplimos con todos y cada uno de los requisitos legales para poder adoptar. A continuación, se contemplan los requisitos:

  • Ser mayor de 25 años, será suficiente si uno de los padres ha alcanzado esa edad.
  • Cumplir unas determinadas condiciones mínimas que posteriormente, la inspección debe aprobar. La inspección valorará que el núcleo familia reúna las condiciones adecuadas.También, la inspección evaluará si existe una motivación y una buena actitud en la pareja para adoptar, es decir si no hay posibilidades de divorcio futuro.
  • En estos procedimientos, se valora también no sólo la información que se recaba sino la que se esconde. Por lo que si se esconde o falsea algún dato, eso llevará a una denegación directa de la adopción. Por ello, se debe ser siempre absolutamente sincero y natural en todo momento.
  • La diferencia máxima de edad entre el niño adoptado y los padres no puede superar los cuarenta años.

Tras valorar si la situación de la pareja es adecuada, ya se puede pasar al siguiente paso. Éste será el de estudiar en qué país se quiere solicitar la adopción. Para ello, se debe tener en cuenta que en España, es complicado adoptar ya que hay muy pocos menores que sean adoptables, por lo que en la gran mayoría de casos, los países a los que acudir son China, Bolivia, Rusia, Vietnam, etc.

La adopción en el extranjero, recomendaciones básicas.

Es muy importante estudiar bien el país en el que se quiera adoptar para saber si se trata de un país en el que existe embajada española, si en ese país contara con algún tipo de apoyo, si existe un sistema sanitario aceptable, y además, investigar su cultura y religión.

Hay que tener en cuenta, que una vez que se adjudica al menor, los padres han de viajar a ese país y permanecer en el mismo entorno alrededor de un mes mientras el menos se acostumbre ante la nueva situación. Una vez se haya elegido el país, o elegidos dos o tres como máximo, se debe buscar a continuación un organismo colaborador para que se ocupe de gestionar el papeleo y preste apoyo legal y la orientación pertinente.

La adopción decisión difícil

Por último, para iniciar el procedimiento se deberá presentar la correspondiente solicitud ante el organismo competente del país en el que se pretende adoptar.

Trámites de la adopción

Además, esta solicitud deberá ir acompañarse de una documentación para gestionar tu divorcio

Como el certificado de nacimiento de los futuros padres, certificado de matrimonio, certificado de empadronamiento, documentación que acredite los ingresos de los adoptantes, etc.

A continuación, se da por iniciado el procedimiento de adopción.

Seguidamente, se deberá pasar una inspección que determine la aptitud del adoptante para adoptar y esperar a que se adjudique un niño que sea adoptable.

Como vemos, los trámites legales son más sencillos de lo que parecen, aunque se trata de un proceso largo. Lo normal en España para una adopción es que se deba esperar en torno a los nueve meses para poder adoptar un menor, por que como ya hemos comentado hay menos niños adoptables que personas que desean adoptar.