Custodia de los hijos en verano

¿Qué sabes acerca de la custodia de los hijos en verano?

Si te preguntas sobre la custodia de los hijos en la época estival a continuación podrás resolver tus dudas. Durante el año escolar (de septiembre a junio), el cuidado del niño está perfectamente establecido. Pero es durante el período de vacaciones de verano donde los padres se sienten preocupados y angustiados. Ya que no saben cómo afrontarla.

¿Qué pasa con la custodia de los hijos en las vacaciones?

Esta es una pregunta muy común que se hace a los abogado divorcios y típica en los padres separados. Pero realmente la custodia de los hijos durante la época de verano no tiene por qué cambiar, es decir, sigue el modelo establecido por un juez: el niño pasa con el progenitor no custodio los fines de semana alternos y un par de tardes a la semana.

Por un lado, es cierto que durante las vacaciones, el niño tiene más tiempo libre entonces se debe dividir ese tiempo a partes iguales entre ambos. Por lo tanto esto, es lo que realmente preocupa a los padres. Ya que éstos trabajan, no significa que cuando los niños tienen vacaciones sus padres también.

¿A quién se recurre entonces?

Para intentar que los niños lleven o sigan la misma rutina y no se encuentren desatendidos, en la mayoría de los casos, se tiene el apoyo de los familiares cercanos como los abuelos o los tíos. Pero principalmente los primeros, para que estén con ellos mientras el padre o la madre trabajan.

custodia niños

¿Qué ocurre cuando el padre que tiene la custodia de los hijos trabaja y el niño está de vacaciones? 

Los padres en verano quieren disfrutar de sus hijos y estar el máximo tiempo posible con ellos. Entonces a partir de aquí nos encontramos ante una situación donde interviene la situación personal de los padres. Es decir, si los padres mantienen una buena relación, el niño estará con su padre o con su madre durante los días de vacaciones de cada uno de ellos. En cambio, si no tienen una buena relación, en este caso solo existe la posibilidad de que el niño pase un mes con cada progenitor y ya es función de ellos que se organicen de la mejor manera posible para poder disfrutar de su hijo/a. Teniendo en cuenta que pueden recurrir a escuelas de verano, campamentos, guarderías, cuidadores o cualquier otra opción segura y fiable para su hijo.

¿Y qué ocurre con los gastos extraordinarios en la custodia del hijo?

Esto nos lleva a una última cuestión en la manutención de los hijos. ¿Qué pasa con esos gastos extras?, considerando como extraordinarios los mencionados anteriormente. Por lo general, la sentencia o convenio establece que esos gastos extraordinarios deben pagarse por partes iguales. Pero en ciertas ocasiones lo que uno ve como un gasto el otro no lo ve.  Por este motivo, no existe un criterio único para decidir qué gastos son “extraordinarios” y cuáles no; por lo que antes de que surjan dudas, lo recomendable es pactarlos en el convenio de separación o divorcio.

abogado-martillo

En cualquier caso, los gastos que sí se consideran extraordinarios (guarderías, escuelas de verano, cuidadores o cualquier otra de esta índole) deben abonarse al 50 por ciento por ambos padres siempre y cuando el progenitor con el que se encuentre en ese momento el niño se vea en la necesidad de contratar ese servicio para no dejar en ningún momento al niño descuidado y sin ningún cuidado.